Cerrar la brecha de agua y saneamiento, una prioridad de las ciudades EXPOAGUA Perú convoca a autoridades locales y nacionales

Reducir las brechas de agua y saneamiento en el país promoviendo mecanismos de financiamiento público, de organismos multilaterales y de participación privada, así como aprovechando las plataformas tecnológicas, son algunos de los temas que se trabajarán en la Expo Agua Perú 2019 que se realizará en Lima del 16 al 18 de octubre en el Jockey Club del Perú y que abordará, entre otros temas, la descentralizando de las inversiones en agua y saneamiento.

El evento, organizado por ExpoAgua y la Secretaría de Descentralización de la Presidencia del Consejo de Ministros, estará dirigido a las autoridades, los directivos y los funcionarios del sector público incluyendo los Gobiernos Regionales, Municipalidades y Entidades Gubernamentales Descentralizadas.

Xavier Arruza, Director del Centro de Bilbao de Diseño Urbano, presentará el Plan de Saneamiento de la ciudad vasca y sus efectos positivos en la regeneración urbana, mientras Miguel García Lapresta, Vicepresidente de Zinnae de Zaragoza, presentará las experiencias y oportunidades de inversión en agua y saneamiento.

En el Perú, se estima que más de 5 millones de personas no tienen acceso a agua potable y más de 11 millones no tienen servicios de saneamiento. El gobierno ha establecido dos metas nacionales ambiciosas pero aún no se vislumbra la posibilidad de cumplirlas: alcanzar 100% de cobertura en agua potable para el ámbito urbano y rural hacia el 2021, y alcanzar 100% de cobertura en saneamiento para ambos ámbitos al 2030.

El Primer Reporte Nacional de Indicadores Urbanos elaborado por la Plataforma MICIUDAD, encontró que, de 30 ciudades analizadas, solo 21 cuentan con una cobertura de agua potable mayor al 90%, y 2 ciudades disponen de una cobertura menor al 75%: Pucallpa y Andahuaylas. Eso quiere decir que 1 de cada 4 habitantes de Pucallpa o Andahuaylas aún no tiene conexión domiciliaria de agua.

La descentralización de las capacidades e inversiones en el sector son necesarias para acercarnos como nación al cumplimiento de los compromisos del ODS 6 “De aquí al 2030, lograr el acceso universal y equitativo al agua potable a un precio asequible para todos” y “De aquí al 2030, lograr el acceso a servicios de saneamiento e higiene adecuados y equitativos para todos y poner fin a la defecación al aire libre, prestando especial atención a las necesidades de las mujeres, niñas y a las personas en situaciones de vulnerabilidad”.

Alcanzar los objetivos de universalidad de los servicios requiere la movilización de todas las capacidades y voluntades de la Nación.